Mejores Gobernantes

21 de noviembre de 2005

Si fueras legislador, ¿qué propondrías?

Julio 2008


Generalmente, responsabilizamos a nuestros gobernantes por los problemas del país. Los criticamos por su mediocridad, ineficiencia, etc. Sin embargo, creo que los ciudadanos somos igualmente responsables, porque hacemos muy poco para evitar que personas sin capacidades y principios lleguen a ocupar puestos tan importantes o para evitar que se perpetúen en el poder.

Sin duda, a través del voto podemos elegir mejores gobernantes. Pero, ¿por qué esperar 3 ó 6 años para premiar o castigar el desempeño de nuestros gobernantes? Las empresas evalúan a su personal y no esperan 3 ó 6 años para promoverlos o despedirlos. Creo que lo mismo debería suceder con nuestros gobernantes. Sin embargo, estoy convencido de que los legisladores no implementarían una iniciativa estableciendo mecanismos de evaluación de su desempeño y rendición de cuentas, simplemente porque no les conviene. Y como con muchas otras iniciativas ciudadanas, inconvenientes para los intereses de los diputados y senadores, los ciudadanos debemos encontrar mecanismos para que nuestras propuestas se lleven a cabo.

Abajo incluyo una lista de propuestas de ciudadanos, analistas políticos, etc., que cotidianamente aparecen en los medios de comunicación. Estoy enviando esta lista a más de una docena de diputados y senadores -finalmente, ellos son los únicos que las pueden convertir en leyes. Como seguramente los legisladores no las ejecutarán, estoy incluyendo en el destinatario a algunos medios de comunicación y analistas políticos, con la intención de que nos ayuden a promoverlas. Entiendo que en países industrializados, los ciudadanos pueden dirigirse a sus legisladores, quienes tienen la obligación de responder. Y, en caso de no hacerlo, los ciudadanos pueden acudir a los medios de comunicación, quienes presionan a los legisladores para obtener respuesta.

Es probable que este ejercicio no produzca resultados. No obstante, debemos darnos cuenta de que criticar o quejarse de los gobernantes frente a amigos, familiares, etc., tampoco produce resultados. Tampoco se trata de perjudicar a terceros bloqueando avenidas o carreteras. Por lo tanto, creo que es importante que los ciudadanos intercambiemos ideas y busquemos mecanismos hasta encontrar alguno por medio del cual las propuestas de los ciudadanos sean tomadas en consideración por los legisladores y gobernantes en general, y éstos realmente nos representen.

Como han mencionado varios analistas políticos (recientemente el Ing. Enrique Krauze, Reforma, Junio 8), podríamos obtener beneficios si cada vez más ciudadanos enviamos nuestras propuestas directamente a los legisladores –y, aprovechando el internet, a través de correos electrónicos o videos en sitios como You Tube. Y, ya que probablemente los legisladores continuarán sin tomarlas en cuenta, es importante que incluyamos copia a medios de comunicación y columnistas, para que nos ayuden a presionarlos. Entonces, enviemos, si no esta lista, otra con mejores ideas o con otras iniciativas ciudadanas. O editemos esta lista, eliminando las ideas con las que no estemos de acuerdo y agregando algunas más. Pero, es importante que dirijamos nuestras propuestas a los legisladores, los únicos que las pueden hacer realidad.

Es triste que el país sea el primer lugar mundial en narcotráfico y secuestros, el último lugar en educación entre los países de la OCDE, que haya más de 44 millones de pobres (¡más que toda la población de Canadá, Argentina o España!), que más de 9 millones de compatriotas hayan tenido que dejar a sus familias para buscar oportunidades de empleo en EU, que ríos y mares del país estén contaminados porque solamente se trata el 30% de las aguas residuales. También, que no exista un sistema ferroviario nacional con trenes viajando a velocidades promedio de 200 km/h, autopistas de concreto hidráulico de seis, siete o más carriles en cada sentido, aeropuertos de primer nivel en tan amplio territorio nacional (cuando otros países, con limitaciones territoriales, han podido construir aeropuertos sobre el mar!), etc., etc. Pero, me parece aún más triste que, a pesar de tantos problemas tan evidentes y cercanos a nosotros, los ciudadanos hagamos muy poco para solucionarlos.

Si ustedes creen que nuestros legisladores, y gobernantes en general, podrán erradicar o mitigar considerablemente los problemas de México, entonces los ciudadanos debemos seguir esperando. Pero, honestamente, creo que con la clase política que tenemos -salvo contadas excepciones-, debemos ser los ciudadanos quienes promovamos mecanismos para tener mejores gobernantes y un México mucho mejor.

Por lo tanto, entre otras propuestas que los ciudadanos queremos que los legisladores lleven a cabo:

1. Periodos de sesiones ordinarias de 12 y no 6 meses.
Si los legisladores en algunos países industrializados sesionan durante 12 meses, y la población en general de igual forma labora todo el año, ¿por qué los legisladores no? Asimismo, sesiones diarias y no únicamente dos por semana; y sesiones de ocho y no de un par de horas por día.

2. Además de la reelección, evaluaciones anuales o semestrales del desempeño de cada legislador, a través de indicadores de productividad y eficiencia.
Por ejemplo, qué tanto cumple cada legislador sus promesas de campaña; qué iniciativas presenta cada uno y cuáles son aprobadas; cómo vota cada legislador en relación con las iniciativas y reformas presentadas en general; cuál es su posición en relación con las iniciativas planteadas en los medios por los analistas políticos, organismos no gubernamentales, etc.; cuántas asistencias y participaciones tiene cada uno; etc. ¿Por qué tenemos los ciudadanos que esperar 3 ó 6 años para evaluarlos mediante el voto?

3. Obligación de cada candidato a gobernante de presentar durante las campañas:
· Su curriculum vitae. ¿Deberíamos votar a base de capacidades o apariencias?
· Su programa de trabajo o propuesta de reformas. En lugar de iniciar sus cargos con la planeación, ¿no sería más eficiente que iniciaran con la ejecución? Asimismo, ¿no ayudaría para que los ciudadanos votemos con fundamento en los beneficios potenciales de sus proyectos? Además, ¿podrían utilizarse como un mecanismo de evaluación que compare las metas propuestas con las realmente ejecutadas?

4. Obligación de los candidatos a Presidente de la República (Gobernador) de presentar durante las campañas:
· A los miembros de su gabinete (evidentemente, con su aceptación oficial). ¿No tendríamos más parámetros para votar?
· Sus planes nacionales (estatales) de desarrollo. Si de todas formas los tienen que elaborar, ¿por qué no ahorrar tiempo?

5. Eliminación de los legisladores plurinominales y de mayoría.
Si los legisladores son, en teoría, representantes ciudadanos, ¿por qué no podemos votar directamente por los legisladores plurinominales y de mayoría?

6. Obligación de los legisladores de responder los cuestionamientos que los ciudadanos les enviemos.
De lo contrario, ¿cómo es que nos representan? ¿Para qué sirve la prestación legislativa para “atención ciudadana” por 27,000 pesos y de “asistencia legislativa” por 44,000 pesos mensuales netos?

7. Creación de un organismo autónomo de supervisión legislativa.
Si los legisladores aprobaron una Contraloría del IFE en la Reforma Electoral, entonces ¿debería existir una Contraloría del Congreso? Y si tienen la autoridad para hacer comparecer a Secretarios y Directores de dependencias gubernamentales, para remover a funcionarios y Consejeros –aún de organismos autónomos-, para impedir mandatos constitucionales del Ejecutivo, etc., entonces ¿quién puede cometer este tipo de actos con ustedes?

8. Reducción del número de diputados y senadores.
Por citar un ejemplo, en EU hay 435 diputados y 100 senadores; sin embargo, hay 200 millones de habitantes más, 18 estados más, y el PIB per cápita es 4 veces mayor. Otro ejemplo: siguiendo el razonamiento de los legisladores mexicanos, en la India, con una población de 1,100 millones debería haber 5,500 diputados; sin embargo, únicamente hay 545.

9. Unificación de las fechas para realizar elecciones en todo el país y para todos los cargos de representación.

10. Obligación de los partidos políticos de presentar reportes detallados de sus ingresos y gastos y prohibición de la discrecionalidad de sus gastos.
¿Tenemos los ciudadanos el derecho de saber cómo utilizan los partidos políticos nuestras contribuciones?

11. Eliminación del fuero constitucional.
¿Es éste una licencia para cometer delitos?

12. Cancelación de la curul, en caso de que el legislador deje su cargo al suplente sin justificación.
¿Es correcto que un candidato se presente en las elecciones únicamente para poder dejar su puesto a algún familiar o para cubrir temporalmente la cuota de género?

13. Obligación de los líderes sindicales de rendir cuentas a sus agremiados, que el voto de los agremiados sea secreto y que no sea requisito pertenecer al sindicato de la empresa para poder ser empleado de ésta.

14. Eliminación del desglose de los ingresos de legisladores y obligación de declarar ingresos brutos y pagar impuestos.
¿Por qué existen las prestaciones para atención ciudadana o asistencia legislativa? ¿No están implícitas en sus funciones legislativas? ¿Se hace el desglose para minimizar el impacto que causaría una dieta mensual neta de $196,000 pesos contra la actual de $76,000? ¿Se presentan cantidades netas para suavizar el efecto de cantidades mensuales brutas superiores a $260,000?


Humberto Muray

2 Comments:

  • Hola:

    Estamos impulsando una propuesta que coincide significativamente con tus planteamientos.Y te invitamos a sumarte.

    Esta es:

    Propuesta ciudadana del mcd. Aún en la diferencia, hagamos la diferencia.

    Los ciudadanos tenemos el derecho a decidir la nación que queremos. Y el deber de hacernos cargo de aquello que nos corresponde.

    Las bromas habituales de cómo las cosas vuelven a estar mal. O cómo tal o cual político nuevamente nos embaucó. Es una burla que hacemos de nosotros mismos.

    Hagamos uso de las conquistas que otros, a costa de mucho, hicieron posibles para nosotros: el sufragio efectivo y la libertad asociación. Para graduar el tipo de país que legaremos.

    Que tengamos diferencias ideológicas no implica que no podamos llegar a acuerdos convenientes. Hemos comprado las pantomimas de pleitos que nuestra clase política monta. Nos quedamos nosotros con el encono y ellos con los privilegios.

    Ciertamente, nuestra democracia, nuestro país; necesita de los partidos y de los políticos para prosperar. Pero no del tipo que los tenemos ahora. Esto no está funcionado como debiera. Y pudiera ser. Definamos cuáles partidos y cuáles políticos queremos. Hagámosles fácil a los buenos destacar y no demos tregua a los parásitos.

    Vayamos más allá de la falacia complaciente en la que ellos, los políticos, son los malos; y nosotros, los ciudadanos, los buenos. Y enfrentemos una obviedad: nuestros congresistas no son muy distintos a lo que somos como sociedad. Siendo honestos, son más bien un fiel reflejo de la ciudadanía: desorganizados, indolentes, poco comprometidos. En honor a la verdad, de ocupar sus cargos, muchos de nosotros lo haríamos igual o peor que ellos. Más que despreciarlos los envidiamos.

    Mas la cuestión no es dar entonces el asunto por perdido, o hacernos tontos ilusionándonos esperando cosechar peras del Olmo. Entre nosotros también hay ciudadanos dignos, tantos como políticos puede haberlos. Se trata de hacer lo pertinente para asegurarnos que quienes nos representen, representen lo mejor, y no lo peor de nosotros.

    En eso consiste la propuesta del mcd. En establecer un piso para el voto ciudadano para el 2009. Un mínimo común denominador que pueda concitar el acuerdo de ciudadanos de filiaciones diversas. Sobre el tipo de país y democracia que estamos dispuestos a construir.

    Estos son los puntos de la agenda ciudadana que proponemos como mínimo común denominador para exigir a cambio del voto consensual en las elecciones del 2009:

    1) Reducción del número de diputados a 300.
    3) Disminución de la cámara alta a un solo senador por estado.
    4) Cancelación de los seguros médicos privados de legisladores y funcionarios públicos.
    5) Recorte de la subvención a los partidos políticos a la mitad.
    6) Desaparición de plurinominales en todas las legislaturas.
    7) Limitar a tres las fechas de elecciones para un sexenio.

    Los detalles de la propuesta y las formas para colaborar se los puede conocer en el sitio: propuestamcd.wordpress.com.

    Todos son bienvenidos.
    La propuesta mcd no proviene de, ni pertenece a partido político o agrupación definida. Pertenece a todo aquel que quiera hacerla propia. La única excluyente es utilizarla para atacar a personaje o institución alguna. Sin declinar a nuestra libertad de diferir, démonos la libertad de coincidir.


    Saludos cordiales

    Atte

    Gabriel Glz F.

    propuestamcd.wordpress.com

    By Anonymous Anónimo, at 11:05 a. m.  

  • Hola,
    Yo me uno a sus propuestas, y tambien quisiera agregar que los diputados, senadores, secretarios y legisladores ya no tuvieran el bono navideno que es de $400,000 pesos. Creo que es demasiado y lo pudieran reducir a $10,000 pesos.

    By Anonymous Anónimo, at 3:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home